Y la foto ¿Cómo ayudaría? Parte III

Y la foto ¿Cómo ayudaría? Parte III

Publicado en 04 Enero 2019

El día que llevé a Vida a su nuevo hogar (San Francisco) finalmente llegó. Desde el momento que comenzó el trayecto nunca deje de documentar con mi GoPro Hero 7 y  celular.


Hay veces que no puedo cargar mi cámara  pero en estos tiempos gracias a la tecnología siempre hay algo que nos facilite la forma de tener un dispositivo compacto para tomar fotos o videos de una buena calidad sin duda ha sido de los días más difíciles pero más felices de mi vida, se me hizo eterno, desde la preparación para ir al aeropuerto preparar a la perrita Vida en su transportadora, hacerla sentir cómoda aunque al final la más nerviosa fui yo, tenía sentimientos encontrados, sabía que hacía lo correcto y que ya estaba muy cerca de que estuviera feliz en su nueva casa y recibiera el tratamiento que necesitaba pero al mismo tiempo me sentía muy nerviosa del trayecto desde salir de mi casa, documentar, que la subieran al avión, el vuelo, saliera del avión, pasarla por aduana y llegar a su nuevo hogar. 


No sabía si iba a estar muy nerviosa, adolorida por su patita o incómoda en el avión. Trate de enfocarme en pensar en su nueva vida y como era la perrita con más suerte.


El vuelo duró 4 horas, en cuanto baje del avión y pasé por migración, con mi GoPro corría por los pasillos para llegar a recogerla en el área de equipajes, llegue a un cuarto donde entregan a las mascotas y ahí estaba.


Vida me miró y comenzó a ladrar, llorar, gruñir, todos los sentimientos en 10 segundos como diciendo: ¡Ya sácame de aquí que ya no puedo más! La subí a un carrito con todo y su transportadora (no tengo idea que me dio las fuerzas para lograrlo) y nos dirigimos a aduana para que nos dieran luz verde para entrar.

Ese proceso fue el más sencillo, en cuanto menos lo pensé ya estaba afuera en el aeropuerto liberándola de su transportadora a su nueva vida.

5 minutos después llegó Jing, su nueva mamá, en ese momento mi alma descanso, a pesar de todas las emociones siempre mantuve mi cámara grabando cada momento.

Como fotógrafa siempre estoy involucrada en los momentos pero desde un punto de afuera, como observador, aunque es difícil no involucrarse cuando hay algo emotivo trato de concentrarme, leer a las personas y captar cada momentos, meterme en la escena pero sin intervenir.

Ahora fue diferente, sabía que sería imposible estar al pendiente todo el tiempo de la cámara por eso elegí grabar todo con mi GoPro, ahora era parte de la historia.

Fue sencillo ponérmela en la muñeca, en una pechera, en el three way (selfie stick) y dejarla grabar.

Al ver a Vida entrando a su nueva  “vida” borró todos los obstáculos y frustraciones que tuvimos durante 3 semanas y ahora cuando veo el video editado (con QuikStories de GoPro) de todo el proceso de cambio de una perrita que de estar en la calle herida ahora disfruta una nueva oportunidad con una familia amorosa que siempre la va a querer y cuidar, entiendo más que nunca que cada vez que mi voz interior me diga que es momento de empezar a documentar algo y ayudar por más ligera que sea esa voz, tengo que escucharla porque de una acción que al principio parezca que no tiene importancia o pensemos que será “complicado” siempre es el camino que te llevará por una gran aventura y aprendizaje donde puedes ayudar a cambiar una o varias vidas y tal vez no sea para cambiar una vida o tu vida pero ¿Cuántas veces nos perdemos de una gran foto o clip de video por peno o porque pensamos que no tenemos el “mejor” o “adecuado” equipo para documentarlo y después pensamos que hubiera sido una gran foto?

Mensajes recientes